lunes, 11 de septiembre de 2017

Black Magic.


                                            Foto: Laura Viader



Escapada de un comic de Frank Miller, camiseta, pantalones y calzado negro, intenta pasar desapercibida sin conseguirlo casi nunca.

Las galletas, los bocadillos de jamón y los helados son su perdición, los grupos de rock progresivo son su devoción. Sus amores tienen forma de gata.

Silenciosa y habladora, cercana y distante, atrevida y temerosa, divertida y reservada.

Esta licenciada en historia, de corazón noble, es una caja de sorpresas, un universo por descubrir, un lugar mágico que ni ella misma conoce.

Camina deprisa, prefiere dar forma a su mirada interior, viviría sin dudar en Suecia y sería la mejor socia del batería Mike Portnoy.

Inquieta, intensa, impulsiva, dibujante a ratos, pasional, tierna y comprometida, necesita saber que puede ir a su aire en cualquier momento, que los planes son a corto plazo y que el ritmo mejor que no lo marquen otros/as.

Melena larga, cara de sueño, inconformista, nada tópica ni mucho menos standard, tolerante y dialogante, es para muchos un bicho raro, un ser extraño.

Para mi es Black Magic, una persona auténtica, tal vez incomprendida, que merece dar rienda suelta a sus sueños, caminar entre las nubes y hacer que el mundo sea un poco mejor.



jueves, 24 de agosto de 2017

Velas rojas.


En mi ciudad hay cultura, historia, música y diversidad, mar, cielo, mercados y avenidas.

En mi ciudad hay tolerancia, pasión, rincones, esencias y sabores.

En mi ciudad hay turistas, conversaciones, bares, locales y sensaciones.


En mi ciudad hay velas rojas.


En mi ciudad hay taxis amarillos, barrios que parecen tabletas de chocolate, muchas motos, muchos colores, convivencia, playas y un tranvía de 100 años.

En mi ciudad se encuentran Gaudí y Miró, Messi y Eduardo Mendoza, Serrat y Caballé, Las Ramblas y el barrio gótico, El Tibidabo y Montjuich.


En mi ciudad hay velas rojas.


En mi ciudad hay lugares entrañables, barrios que parecen pueblos, paseos, avenidas y pasajes, gente de todas partes, sueños, fantasías e ilusiones, homeless que duermen al raso, indiferencia y conciencia, inoperancia y paciencia.


En mi ciudad hay velas rojas.

Las velas rojas de las lágrimas.

Las velas rojas contra el fanatismo.

Las velas rojas de la alegría truncada.

Las velas rojas del adiós inesperado.

Las velas rojas para decir "no tenim por".








sábado, 22 de julio de 2017

Nunca te he dicho que te quiero.







(ficción basada en algunas historias reales).



Nunca he pronunciado estas palabras delante de ti. Las he pensado muchas veces, he intentado en infinidad de ocasiones romper el silencio, pero no he podido.

Tal vez por las circunstancias, tal vez porque he sido un cobarde, tal vez por miedo a una respuesta negativa.

Puede que haya pensado ¿ y después qué?

Puede que haya pensado que no soy lo bastante bueno para ti.

Puede que haya pensado en tu vida, en tus circunstancias, en tu manera de ver las cosas.

Es una situación que ha durado unos cuantos años y que no ha roto ni las reuniones en grupo, ni los trabajos conjuntos ni los encuentros casuales.

Posiblemente tu no quieras querer, sino vivir una aventura o una experiencia nueva.

O ni tan siquiera eso.

Pero ahora lo reconozco. Lo admito.

No puedo disimular lo que es un hecho.

Por eso te lo digo por escrito: te quiero, te adoro, te amo.

Ahora que pase lo que tenga que pasar.

Sobreviviré.

Lo que no tiene sentido es callar tanto tiempo.

No espero respuesta.

Si me la das y es positiva, te comeré a besos.

Si no, todo seguirá igual que ahora.










viernes, 14 de julio de 2017

Sobre lo visible y lo invisible.








Ella no habla mucho, solo lo justo, muchas veces prefiere guardar silencio, prefiere escuchar y mantener pequeñas conversaciones con su interior.

Sin embargo, sus ojos expresan bondad, transparencia, intensidad, ternura, pasión y constancia.

Sus manos, aunque discretas e introvertidas, explican historias llenas de magia y relatos repletos de misterio.

Su corazón está inmerso en un conflicto, sus emociones están condicionadas por una gran incomprensión, que llama a su puerta de forma inoportuna varias veces por semana.

A pesar de su silencio, a pesar de que a veces parece que no está, a nadie se le escapa que es un ser interesante, que brilla aunque no lo crea, que destaca aunque se esconda bajando la mirada.

Los momentos y las circunstancias no han borrado su estela, su huella y su ADN, aunque ella crea lo contrario.

Rubia, delgada, con un gran gusto por combinar los colores de la ropa y los complementos, piensa que es invisible, cuando en realidad es increíble.

Saldrá a luz cuando se vaya la nube, bailará, gritará, sonreirá y será ella misma.

Será profesional, educada, elegante y soñadora.

Y encontrará lo que busca.

Te mando desde aquí mucha energía positiva.



"Solo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible a los ojos."














jueves, 22 de junio de 2017

Encuentros en la tercera fase.




No es muy habitual que cada día tengas la ocasión de conversar con las mismas personas. Y no estoy hablando de una clase o un seminario, sino de un espacio donde puedes hablar sobre un tema con libertad y espontaneidad.

La química que se genera con Sonia, Merche, Mónica, Laura, Bego o Santiago da lugar a muchos pensamientos y reflexiones, a la vez que aparecen dudas, miedos, inseguridades, contradicciones o frustraciones.

La labor de los monitores Sara, Pablo, Sandra o "la Ribas" es estupenda. Son un equipo profesional, entregado, empático y cercano, saben crear un ambiente de complicidad, una atmósfera cómoda, un lugar para que fluya el positivismo.

Son faros en la oscuridad para que puedas encontrar el camino.

Son estrellas en la noche para que no te pierdas.

Admiro a cada uno de mis compañeros, su capacidad de lucha, su rebelión contra las circunstancias.

Admiro su sinceridad, su corazón en busca de tiritas, su valor y su mirada.

A veces adquieren un aspecto de volcán, sabio, folclórica, misteriosa, alternativa o discreta.

A veces concretan y a veces se dispersan.

A veces ríen y a veces lloran.

A veces vamos juntos a desayunar.

Son muy especiales en el buen sentido de la palabra.

No nos conocíamos previamente. Simplemente, nos ha unido el universo.

Afortunadamente.

Muchas gracias a todo el equipo que nos abrió las puertas de par en par.

A veces necesitas luz y no siempre puede venir del espacio.