sábado, 22 de julio de 2017

Nunca te he dicho que te quiero.







(ficción basada en algunas historias reales).



Nunca he pronunciado estas palabras delante de ti. Las he pensado muchas veces, he intentado en infinidad de ocasiones romper el silencio, pero no he podido.

Tal vez por las circunstancias, tal vez porque he sido un cobarde, tal vez por miedo a una respuesta negativa.

Puede que haya pensado ¿ y después qué?

Puede que haya pensado que no soy lo bastante bueno para ti.

Puede que haya pensado en tu vida, en tus circunstancias, en tu manera de ver las cosas.

Es una situación que ha durado unos cuantos años y que no ha roto ni las reuniones en grupo, ni los trabajos conjuntos ni los encuentros casuales.

Posiblemente tu no quieras querer, sino vivir una aventura o una experiencia nueva.

O ni tan siquiera eso.

Pero ahora lo reconozco. Lo admito.

No puedo disimular lo que es un hecho.

Por eso te lo digo por escrito: te quiero, te adoro, te amo.

Ahora que pase lo que tenga que pasar.

Sobreviviré.

Lo que no tiene sentido es callar tanto tiempo.

No espero respuesta.

Si me la das y es positiva, te comeré a besos.

Si no, todo seguirá igual que ahora.










viernes, 14 de julio de 2017

Sobre lo visible y lo invisible.








Ella no habla mucho, solo lo justo, muchas veces prefiere guardar silencio, prefiere escuchar y mantener pequeñas conversaciones con su interior.

Sin embargo, sus ojos expresan bondad, transparencia, intensidad, ternura, pasión y constancia.

Sus manos, aunque discretas e introvertidas, explican historias llenas de magia y relatos repletos de misterio.

Su corazón está inmerso en un conflicto, sus emociones están condicionadas por una gran incomprensión, que llama a su puerta de forma inoportuna varias veces por semana.

A pesar de su silencio, a pesar de que a veces parece que no está, a nadie se le escapa que es un ser interesante, que brilla aunque no lo crea, que destaca aunque se esconda bajando la mirada.

Los momentos y las circunstancias no han borrado su estela, su huella y su ADN, aunque ella crea lo contrario.

Rubia, delgada, con un gran gusto por combinar los colores de la ropa y los complementos, piensa que es invisible, cuando en realidad es increíble.

Saldrá a luz cuando se vaya la nube, bailará, gritará, sonreirá y será ella misma.

Será profesional, educada, elegante y soñadora.

Y encontrará lo que busca.

Te mando desde aquí mucha energía positiva.



"Solo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible a los ojos."